Padres lectores

Pubicado enEnviar un comentarioCategoríasEducación

En el tiempo que llevo de docente he observado que los mejores alumnos en educación primaria suelen ser quienes tienen un buen acompañamiento de su familia y no siempre quienes tienen las mentes más brillantes. Siendo así, sería un desperdicio que los maestros no aprovecháramos los hábitos positivos que hemos identificado en las familias de algunos alumnos para mostrarlos a los demás.

Por lo anterior en este posteo muestro un ejemplo de buenos hábitos referente a la promoción de la lectura, ya que bien dice el refrán, las palabras convencen pero el ejemplo arrastra:

Objetivo: que los padres de familia lean en voz alta a los alumnos en la escuela para que mediante su ejemplo se desarrolle en los niños el gusto por la lectura con fines recreativos.

Materiales: Libros de la biblioteca del aula, de la escuela o (¡mejor aún!) de los libros que los alumnos tengan en casa.

Procedimiento:

  1. Invitar a los padres de familia lectores a que asistan al aula para presentar un texto o libro en voz alta. Por experiencia, hay mayor convocatoria si se explica el objetivo en una reunión.
  2. Calendarizar las visitas con anticipación. Puede ser uno o dos invitados(as) por semana, quincena o mes, dependiendo el interés y disposición de padres y alumnos.
  3. Conocer el texto que el padre leerá. Esto permitirá estar preparado en caso de ser necesario y sugerir alternativas para desenvolverse ante los alumnos antes, durante y después de la lectura. Algunos padres tienen confianza en sí mismos y asumirá la tarea con creatividad.
  4. Revisar la agenda uno o dos días antes de la presentación de cada libro y avisar al director escolar con la finalidad de que nada ni nadie interfiera en el momento. De igual manera es necesario disponer de aquellos materiales o especificaciones que el visitante requiera (marcadores, sillas, cartulinas, hojas blancas, etc.).
  5. Llevar a cabo la actividad. Es muy importante que el docente o quien coordina la actividad permanezca en el aula, listo para intervenir ante cualquier situación.

Creatividad:

Como lo dije antes, algunos padres son muy creativos y le dan a la lectura en voz alta su toque personal. Solo recuerda que si se decide entregar un pequeño estímulo a los alumnos (seguramente varios padres lo propondrán) no se cometa el error de que este detalle se robe el protagonismo que debe pertenecer a la lectura.

Deja tu comentario