Año nuevo, ¿vida nueva?

Pubicado enEnviar un comentarioCategoríasMiscelánea

“Cada día comienza en nosotros un año nuevo, una nueva vida” Ralph Waldo Emerson

“Todas las batallas importantes se libran dentro de uno mismo” Sheldon Kopp

Los primeros días de un año nuevo son fantásticos respecto a la oportunidad de realizar un cambio en nuestras vidas, sea pequeño o grande, desde hacer espacio en el closet, comer sano o empezar a ejercitarnos, hasta intentar aprender otro idioma o modificar ciertas conductas de nuestro comportamiento. La razón es que nuestra motivación se encuentra más grande que nunca y nos sentimos capaces de lograr cualquier cosa que nos propongamos.

Pero por desgracia, al pasar de los días algunos deseos y proyectos perderán fuerza hasta mezclarse en la rutina de la vida diaria. Lo que para muchos en enero es una aspiración, para junio se convierte en incómodo pendiente para terminar en  diciembre como una decepción que si bien le va volverá a formar parte de los objetivos de 2019, 2020, 2021…y así hasta el aburrimiento o la muerte. Triste pero cierto.

Según los expertos la clave para lograr lo que queremos está, más que en la experiencia que tengamos o el tamaño del objetivo en la forma en que busquemos nuestras aspiracioneses decir, en la eficacia de su planeación y aplicación. Y es del trabajo de esos especialistas de la orientación profesional es que nacen las siguientes sugerencias para alcanzar un propósito:

1.- Descubre qué es lo que realmente deseas. Esto se refiere a que evites la imprecisión en tus metas,  entre más detallados sean tus propósitos más posibilidades tendrás de lograrlo. Determina la cantidad exacta de dinero que quieres ahorrar cada semana o mes, establece las horas o días que dedicarás a la familia, visita a un nutriólogo y establezcan cuántos kilos puedes bajar…estos ejemplos son mucho mejor que solamente decir que quieres ahorrar, pasar tiempo con la familia o bajar de peso.  El secreto es el detalle.

2.- Explora tus recursos. Todos somos buenos en algo y lo sabemos, pero el hecho de que tengamos fortalezas no significa que las utilicemos bien. Por ello es importante que hagamos una autoevaluación siempre que deseamos intentar un cambio porque el ser conscientes de nuestras potencialidades nos ayudará a lograr nuestros sueños. Igualmente, quien reconoce y acepta sus debilidades buscará cómo superarlas para evitar que éstas interfieran en su camino a la meta. ¡Conócete!

3.- Divide el objetivo final en metas pequeñas. De la misma forma en que un montañista divide su recorrido en varios puntos y después camina hasta lograrlos uno a uno y al final llegar a la cima de la montaña, nosotros podemos evitar que un objetivo parezca inalcanzable dividiéndolo en pasos pequeños.  Visto de ese modo, el propósito final no parece enorme y nos permite concentrarnos en una tarea a la vez, de tal manera que la conquista de cada una de esas tareas le motiva a seguir adelante. ¿Qué pasos ejecutarás en uno, dos, tres o seis meses para alcanzar tu objetivo? Defínelos.

4.- Ponlo en papel. Por increíble que parezca, tal como se sugiere en el libro El exito no llega por casualidad / Success Is No Accident cuando un propósito, meta o sueño se pone en papel ocurre una suerte de atracción que hace que tu mente no olvide lo que desea. Es como poner una banderita roja que evita que te pierdas en los miles de sucesos que te esperan por vivir. Y otra razón más que personalmente te hago para escribirlo es que un poco de la motivación que experimentas al momento de poner tu deseo en el papel vendrá a ti cada vez que lo consultes de nuevo. ¡Atrévete!, al fin que nadie te ve.

5.- El ingrediente más valioso.- Por último, la única forma segura de transformar un sueño, meta o aspiración en logro es a través de la acción, porque querer es poder solo cuando nos preparamos y actuamos. Si eliges actuar verás resultados, para ello concéntrate en lo que tú puedes hacer, ejemplo: si a diario decides leer, ejercitarte o ahorrar, verás cómo al paso de un tiempo tendrás más conocimientos, estarás en forma y tendrás más dinero…entiende que todo depende de ti.

A pesar de que no siempre exista la posibilidad de apoyarse en un profesional del tema, sí es fácil darse un tiempo para reflexionar y fijar un plan. No desaprovechemos los primeros pasos que gracias a Dios ya hemos dado en este 2018: tenemos vida, que es el principio de todo…Mis mejores deseos.

Deja tu comentario