Bitácora de Lectura

Pubicado enEnviar un comentarioCategoríasEducación

Uno de los principales obstáculos para que los estudiantes obtengan un mejor aprovechamiento escolar y en algunos casos hasta apatía por todo aquello que implique leer son las deficiencias en su comprensión. Este problema tan viejo como los sistemas educativos se debe, entre otros factores, a que los alumnos aprender a leer pero no a interpretar los textos, como si se tratará de actividades diferentes. Y aunque para lograr mejoras en esta área se debe trabajar de manera organizada y sistemática abonándose a ella cada día para convertirla en una tarea continua y no una actividad esporádica, en el siguiente posteo les presento una de muchas acciones que, sumadas a otras y realizadas con disciplina y constancia, pueden contribuir a que los alumnos comprendan e interpreten lo que leen:

Bitácora de lectura

Objetivo: Que los alumnos se motiven a comprender los textos que leen al compartirlos al resto del grupo de manera escrita y de acuerdo a sus posibilidades (los pequeños pueden usar dibujos o combinarlos con textos breves, mientras que los mayores usarán resúmenes, síntesis y paráfrasis, entre otros recursos).

Materiales:

Para todo el grupo

  • Una libreta.
  • Libros de la biblioteca del aula o la escuela

Procedimiento:

  • Pedirle a los niños que elijan un libro que sea de su interés –de tipo literario, informativo, científico, o descriptivo, entre otros.
  • Proponerles que el libro elegido se lea por partes, un niño distinto cada día, ya sea en el aula o en sus hogares. Lo primordial será que cada lector(a) escriba, o dibuje (lo que entendió del texto en el cuaderno bitácora).
  • Se sugiere que en un inicio se realice de manera demostrativa dentro del mismo salón para que quede claro que se espera de ellos. Determinar el orden en que todos los alumnos participarán en el desarrollo de la estrategia.
  • Informar acerca de la actividad a los padres de familia con la finalidad de involucrarlos. Pueden ayudar a los niños a reflexionar sobre el contenido de lo que leen.
  • Comentar en cada clase los avances en el cuaderno o bitácora enriqueciéndolo con el análisis grupal. Preguntas del tipo: “¿Qué escribió su compañero(a) acerca de lo que leyó?, ¿será correcto?, ¿creen que pudo omitir algo?, ¿qué pueden tomar en cuenta para la próxima vez?…”.
  • Cuando un libro haya sido agotado se sugiere colocar un separador en el mismo cuaderno e iniciar con un nuevo texto.

Creatividad:

Los pasos anteriores son solo sugerencias y cada maestro(a) o adulto que aplique la estrategia puede complementarlos de acuerdo a su creatividad. Lo interesante es promover que los alumnos desarrollen estrategias para comprender lo que leen pues esta es la mejor herramienta para el aprendizaje autónomo. 

¿Te gustó?, ¿tienes dudas?… ¡anímate a comentar!

 

Deja tu comentario