Escuelas multigrado: dos problemas sin solución.

Pubicado enEnviar un comentarioCategoríasEducación

Como ustedes saben las escuelas multigrado son aquellas en donde en un mismo espacio se atiende a alumnos de diferentes grados escolares que, en el caso de la educación primaria que comprende seis grados, pueden ser con un solo docente, llamada unitaria, bidocente o tridocente. Y aunque la cantidad de alumnos que se atiende en aulas multigrado es pequeña (14.2%) en comparación con la que asiste a la escuela graduada o regular, el número de esas escuelas en México es muy alto pues la cifra ronda el 49%, es decir, casi la mitad de las escuelas primarias que hay en el país son multigrado.

Sin embargo, pese al elevado número estas escuelas, con frecuencia permanecen si no olvidadas cuando menos ignoradas, al igual que los lugares donde suelen encontrarse, por lo cual en esos planteles se enfrentan grandes retos. Y aunque también es cierto que en cualquier grupo escolar existe diversidad de estilos y ritmos de aprendizaje en los alumnos, en el caso del aula multigrado se debe responder además a una gran diversidad de problemas de entre los cuales en este posteo quiero señalar solamente dos:

  • Ausencia de una propuesta educativa específica: En la actualidad no existe una adaptación curricular para educación primaria multigrado que apoye a los maestros en la organización de los aprendizajes que se abordan, motivo por el cual la planeación didáctica es una actividad difícil debido a que los docentes deben remitirse al currículo basado para la escuela graduada para intentar dos cosas muy diferentes entre sí: 1) encontrar los temas comunes para abordarlos en una misma planeación con distintos niveles de complejidad, siempre que sea posible y 2) planear las clases por grados diferenciados aunque en muchas ocasiones los aprendizajes que se abordan no guarden relación entre sí. Ambas complejas, aunque más práctica la primera. Y aunque no debería usarse como excusa, hay también quienes no realizan alguna de las tareas anteriores y simplemente improvisan en sus clases arguyendo la imposibilidad de atender tan gran diversidad.
  • Irregularidad en el servicio debido a requerimientos administrativos: Sumada a la de por sí difícil tarea de responder a las necesidades de los alumnos de distintas edades, capacidades y estilos de aprendizaje, los maestros de aula multigrado que por obvias razones no cuentan con director, subdirector administrativo, ni secretarias, deben responder a una serie de requerimientos que van desde el registro/entrega de estadísticas, concentración/actualización de datos en plataformas oficiales, recepción/entrega de documentación de programas sociales, pasando por la complementación de una serie de plantillas y formatos cuya información parece duplicarse, hasta la asistencia a reuniones informativas de diversas instancias que sumadas a las exigencias de corte académico como la aplicación, sistematización y entrega de resultados de exámenes u otros instrumentos de evaluación (como lo correspondiente al Sistema de Alerta Temprana, SisAT) producen dicha irregularidad en el servicio que brindan.

Aunque lo señalé al principio lo escribo de nuevo, estos son solamente dos de los muchos problemas que enfrentan las escuelas multigrado y puede incluso que haya otros más urgentes, sin embargo, en mi experiencia como docente en ese tipo de escuelas y en la relación profesional como asesor con otros compañeros que laboran en la modalidad, puedo decir que definitivamente son dos de las más sentidas.

Por otra parte, en propia voz de quienes lo viven, las soluciones obvias podrían ser las siguientes:

  • Materiales didácticos exclusivos para la modalidad. Ante el primero de los problemas descritos, los docentes de aula multigrado exigen la elaboración de una propuesta educativa exclusiva para el nivel (tal como la que estuvo vigente de 2005 hasta que llegó el programa 2009 para educación primaria y posteriormente el 2011 para la educación básica). Requieren de una propuesta que inicie por una organización de los aprendizajes, temas y demás textos que les auxilie de manera real en la planificación, así como la creación otros materiales didácticos pensados en forma exclusiva para el aula multigrado que pueden incluir desde orientaciones, propuestas o ejemplos de trabajo, hasta sugerencias de adecuaciones para temas específicos.
  • Asignación de personal itinerante para el cumplimiento de funciones administrativas. Otra respuesta un tanto lógica, sería la creación de figuras que pudieran realizar todas las tareas administrativas que llevan a cabo los docentes de aula multigrado. Personal que tuviera la responsabilidad, experiencia, conocimiento y asignación de recursos necesarios para efectuar las tareas de recolección, concentración y actualización de datos de todo tipo, esto liberaría a los maestros para ocuparse del proceso educativo y por ende de la mejora de aprendizajes de los alumnos. En el caso de la aplicación de actividades con fines académicos (como la aplicación de instrumentos de evaluación similares a los solicitados por el SisAT) seguiría considerándose responsabilidad de los docentes, pero con la descarga administrativa podrían darles un uso pedagógico y no meramente numérico que es en lo que en ocasiones queda.

Sin duda son muchos más los problemas y necesidades que presentan las escuelas multigrado, pero sería mejor empezar con los que mayores repercusiones negativas presentan.

Deja tu comentario