¿Qué guía didáctica o material de apoyo es el más adecuado para educación primaria?

Pubicado enEnviar un comentarioCategoríasEducación

Ayer recibí la llamada de un amigo docente que labora en una escuela pública preguntándome por algunas sugerencias de libros con ideas para la producción de textos, así que le di algunos títulos tanto de materiales elaborados con ese propósito por la SEP como de otros que al paso del tiempo he ido adquiriendo. Hasta aquí todo bien, pero antes de despedirse, como de pasada, me pidió que después lo orientara con algunos nombres de apoyos o guías didácticas para otra amiga que atiende primer grado.

¿Qué guía o material complementario para educación primaria es el más adecuado?

La pregunta me la han planteado en varias ocasiones y aunque no sé si después cambiará mi forma de pensar, hasta hoy he contestado dos cosas sencillas:

La primera que en lo personal no acostumbro solicitar guía didáctica a los alumnos ni algún complemento que incluya actividades para trabajar con todas las asignaturas, ni para primero ni para cualquier otro grado. En principio porque considero que las secuencias didácticas derivadas del análisis de los programas de estudio e incluso de los ejercicios de apoyo planteados en los libros de texto gratuito, demás materiales oficiales y recursos que cada docente explora o crea son suficientes.

Lo segundo es por razones poco prácticas que llegan a ocurrirles a quienes las emplean tales como saturarse de ejercicios que los alumnos «deben» hacer (solo porque el padre o tutor ya lo pagó), olvidar que el material existe dejándose de lado, e incluso solicitar tareas poco productivas que alguno que otro colega llega a pedir tal como “resolver los ejercicios de la página 50 a la 65 de la guía” haciendo que alumnos y padres sospechen de poco profesionalismo además, claro, de no tener después el tiempo suficiente de hacer una revisión detallada.

Por esas razones, para mí las guías didácticas no son necesarias. Así me formaron y así lo creo.

Por otra parte, a pesar de que nunca he solicitado a los padres que compren guías (solamente algunos libros de apoyo a la lectura*), ni comprarlas por mi cuenta, no voy a negar que si me he dado a la tarea de revisar algunas que llegan a mis manos. Incluso llegué a reciclar algunas guías usadas que me encontraba al hacer limpieza cuando recibía un nuevo salón al inicio del ciclo escolar. Así que si por equis razón llega una guía complementaria a sus manos, sugiero que la exploren, pero para ustedes, es decir, para observar el tipo de actividades que se proponen y quizá inspirarse con alguna idea. 

Pues bien esta es mi opinión sobre las guías y complementos didácticos. Respeto a todos los maestros en su forma de pensar y proceder respecto al tema. Cada cabeza es un mundo.

Y de la llamada que le devolveré a mi amigo será para explicarle lo anterior y pedirle que le comente a la maestra que no le puedo dar un título de guía, pero sí de algunos materiales que tengo almacenados y que me parece que pueden servirle a ella y a quien los requiera.

Si les parece compartiré después esos materiales con ustedes, pero como dijera la actriz Loló Navarro («la nana Goya») esa es otra historia…

* Dos veces sugerí a los padres adquirir un material con lecturas atractivas para desarrollar la comprensión, una en primero y otra en segundo grado. 

 

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.